ROCKERS, cabalgando por la imaginación

ROCKERS, cabalgando por la imaginación

¿Quién no ha jugado con un caballito de madera de vaivén?

Este ancestral juguete ha estado presente en la vida de muchos; y no es coincidencia, su historia se remonta a más de 200 años, en los que generación tras generación, han existido en las habitaciones de los niños para recrear todo tipo de persecuciones, batallas y aventuras cabalgantes.

Estos caballitos, también llamados rockers, fueron diseñados en el siglo XVII en madera maciza, lo que los hacía pesados y poco seguros. Luego de unos años, en la época Victoriana, se concibió la idea de construirlos huecos, logrando que fueran más ligeros y estables; así, se dio a luz la idea de un compartimento secreto en el bajo vientre del animal, donde podían almacenarse fotografías, monedas, mechones de pelo del bebé y otras chucherías, llenando el juguete de historias y experiencias pasadas, que serían encontradas por las generaciones futuras.

Caballo estilo victoriano

Caballo estilo victoriano

Hoy continuamos encontramos estos compañeros, reinventados con diferentes formas y diseños, que ayudan a complementar las habitaciones y a tener un confidente y amigo que acompañe los días de los más pequeños.

Estos divertidos juguetes ayudan a estimular la independencia, coordinación, el balance y sobretodo, la imaginación, pues el niño puede creer que está volando a través del aire como un ave o golpeando las rocas hacia adelante y hacia atrás como una ola del mar. Es importante utilizar y estimular la imaginación de los pequeños a través del juego, para que aprendan sobre el mundo que los rodea. Un niño frecuentemente toma situaciones de su vida y las incorpora al juego para entenderlas mejor.

La diversión no puede parar en las habitaciones, es por esto que los rockers son un complemento ideal que ayudará a dar un ambiente cálido y alegre al espacio.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.